quienes somos

Cosmética GotaGota: volar hacia un sueño

Hola, soy Davinia y este es el viaje de mi vida.

Durante muchos años viví en una rutina que cada vez tenía más ansias por cambiar. Quería coger el avión de mi vida, pero mientras tanto y para salir de esa monotonía me formaba y enfocaba en lo que quería: formaciones de ayurveda, cursos de aromaterapia, ponencias, talleres, etc 

Y un día… ¡ta chán!  Llegó el vuelo hacia el viaje de mi vida y junto a mi familia y su apoyo comencé a dedicarme a lo que me daba vida y sentía, las terapias ayurvédicas. Ayurveda significa “la ciencia de la vida”, a lo que llevo dedicándome 10 años , aunque desde pequeña me encantaba hacer como digo yo, “mejunjes”.

Todo empezó en mi cocina… preparados para las terapias: cocinado arroz y plantas, preparando cataplasmas, aceites, macerados, ungüentos y como no, elaborando cremas faciales para mis clientas.

Pero para poder avanzar en el viaje había que dar más pasitos y hacer esas cremitas en un laboratorio, y con unos certificados de calidad, así que cogí otro avión con destino a Gotagota.. y voila!!!

Me apasiona la aromaterapia y me fascina el poder medicinal de las plantas, es por ello que Gotagota está creada con aceites esenciales y vegetales de alta calidad certificados y procedentes de la agricultura ecológica. Es una cosmética respetuosa, cuidada y pensada para el bienestar y cuidado de la piel pero también de las emociones.

Te voy a contar brevemente una cosa que me pasó en el 2017, me quemé la mano derecha, ¡si un horror! tercer grado, respiré hondo y lo primero que hice fue acudir a los aceites esenciales, llegué a urgencias oliendo a lavanda, tenía que estar muy nerviosa y asustada ¿verdad? pues iba muy tranquila y calmada, y en parte fue al poder de los aceites, literalmente parecía una lavanda andante me decían los sanitarios, y por cierto agradezco a muchos de los que me atendieron con tanta dedicación. Fue una maravilla lo que hizo la aromaterapia en mi mano, gracias a ella puedo seguir dedicándome a lo que amo. Sólo han quedado algunas secuelas en la piel por el grado de la quemadura, pero la regeneración fue brutal.

Por ese motivo he querido compartir este suceso personal contigo, para que sepas la capacidad y el poder de la aromaterapia, en este caso en la piel, el órgano más grande de nuestro cuerpo.

Disfruta de cada olor que percibas de Gotagota. No te dejará indiferente.

Namasté.

×